domingo , 17 diciembre 2017
Inicio / Artículos / Técnica / Sondear con caña
sondear-profundidad-caña-carpfishing

Sondear con caña

sondear-profundidad-carpfishingEl súmmum en el análisis de un embalse es tener a nuestra disposición una barca equipada con una sonda que nos permita ver el tipo de fondo y con motor a gasolina o eléctrico. Pero este equipo no está al alcance de todos los bolsillos. Además, muchas veces nos encontraremos pescando en embalses donde esté restringida la navegación. Así que nos tendremos que conformar con una simple caña…

CAÑA, CARRETE E HILO

El método más habitual para estudiar el pesquil, la configuración del fondo y la profundidad es una simple caña de pescar. La equiparemos como os vamos a describir a continuación.

La caña puede ser una lanzadora de cualquier tipo, enchufable de dos tramos o telescópica. Nosotros llevamos esta última por ser más fácil de transportar. Irá equipada un carrete con al menos 100 m. de hilo. Todo depende de lo lejano que queramos pescar.

En cuanto a la elección del hilo, es preferible el trenzado. ¿Por qué? Muy sencillo, al carecer de elasticidad, nos va a proporcionar muchas más sensaciones que si utilizáramos nylon. Esto nos dará mas información del fondo del embalse.

Y POR SUPUESTO EL MONTAJE

La facultad de analizar la profundidad viene dada por las características del montaje que vamos a utilizar. Cogemos un plomo de tipo colgante (preferiblemente de tipo pera), de los que tienen en su extremo un emerillón y con un peso de 60 a 120 gr.. Por esta sujeción pasaremos una anilla de plástico de las que podemos encontrar en el comercio para este uso. Por ejemplo los run rings&beads de Fox. De este modo irá sujeto el plomo a la línea principal, que pasará por el medio de la anilla. Al ser ésta de gran diámetro con respecto al hilo, el deslizamiento libre está asegurado. Siguiendo con el montaje, a continuación colocamos la perla que hará de tope y luego ya anudamos el emerillon.

Ahora necesitamos un flotador, cuya principal característica sea una gran flotabilidad, pues deberá subir hasta la superficie del agua incluso aunque el pesquil esté totalmente plagado de hierbas acuáticas. También conviene que tenga una forma aerodinámica, pues va a ser lanzado a bastantes metros de la orilla. Este flotador lo enganchamos al emerillon del final de la línea.

sondear-profundidad-caña-carpfishing

EL MÉTODO DE SONDEO CON CAÑA

Ahora ya podemos lanzar hacia la zona de pesca, mejor un poco más lejos de donde queremos sondear. Cuando notemos que el plomo ha tocado fondo, recogeremos hilo. Llegará un momento que notaremos directamente el peso del plomo. Eso quiere decir que la línea está tensada hasta el plomo y el flotador estará a su lado, en el fondo. Ahora aflojaremos el freno e iremos soltando hilo poco a poco, controlando los metros que vamos dejando salir de la bobina. Un buen truco es poner una marca en la caña, a medio metro del carrete. Sacamos la línea con la mano, estirando de ella hasta la marca. Cada dos estirones habremos sacado 1 metro de hilo. También podemos accionar el baitrunner, si nuestro carrete está provisto de él, y sacar el hilo de esta manera.

¿Qué sucederá en el fondo? El flotador, al estar suelto el hilo, empezará a subir hacia la superficie. Aquí estriba la importancia de utilizar las anillas que comentábamos anteriormente para sujetar el plomo. Aunque en el lance, al llegar el plomo al fondo se haya enganchado un poco con el flotador, el hilo se deslizará muy fácilmente, sin ninguna resistencia, a través de la anilla. Si por ejemplo hubiésemos pasado el hilo a través del emerillón del plomo, o a través de una perla con mosquetón, la línea no se hubiera deslizado con tanta facilidad.

ALGUNOS DETALLES

Para facilitar la subida del flotador, sujetaremos la caña con la punta dirigida hacia al agua. De este modo no habrá ángulo de salida de la línea.

Cada vez que soltemos hilo, esperemos un poco. Tenemos que notar como el hilo se deposita sobre el agua y rápidamente se sumerge. Esto indica que el flotador está tirando de él. Vayamos despacio, porque en cualquier momento aparecerá el flotador en la superficie y entonces tendremos que calcular el hilo que hemos sacado. Así sabremos la profundidad del pesquil, en la zona concreta donde está el flotador.

Repetiremos este proceso tantas veces como sea necesario hasta mapear toda la zona de pesca. Podemos hacer un lance largo, calcular la profundidad, recoger y tensar de nuevo para calcular lo mismo en una posición más cercana.

DE LA CAÑA AL PAPEL

Conviene que hagamos un dibujo de la orilla donde vamos a pescar y vayamos marcando las diferentes profundidades del fondo. Pero más interesante aun es que abarquemos con nuestra exploración las zonas adyacentes a izquierda y derecha. ¿Por qué? Si solo analizamos nuestro pesquil, no tendremos una visión global de la naturaleza del embalse. Al hacer una exploración más amplia, lo que nos parece un simple desnivel puede revelarse como el anciano lecho del río, o una pequeña pendiente como una gran alto fondo.

Y si después de sondear averiguas que el fondo está lleno de obstáculos, tal vez te venga bien leer el artículo en el que tratamos la pesca con obstáculos.

(…)

Autor: Gabriel Vicente.

Artículo completo publicado en la revista CWR #5.

Ver en Google PlayVer en Apple Itunes

carpfishing-webcarp-revista-cwr

Check Also

cebaderos-imposibles-alvaro-felage

Cebaderos imposibles

Tal vez no vayamos a descubrir nada nuevo hablando de la preparación de nuestros cebaderos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *